Lesson 2: The mindset for success

 

check out lesson 3

The mindset for success

I live in Mexico, so I know a lot of students taking English classes at universities. One day I was helping friends out with a homework assignment. None of them were very advanced at all, but two of them were more successful than the third friend.

I had already helped the two successful students with their assignment, which was to record a short interview with someone from another country, in English. Then it was the third person’s turn. The other two were encouraging him. “Go, just do it.” He was like, “No, I don’t think so.”

I could have jumped in and took out my phone and started recording an interview, but I wanted to see how it played out.

It was too intimidating for him. He ended up not recording the interview, and even if I had gone slightly out of my way to help him out, he still would be stuck in the same mindset of “It’s too difficult, it’s too intimidating, I’m not ready.”

Later I found out one of the students had actually recorded a separate interview with another person. So she had two interviews she could choose from. But the mindset of that successful student is so much more important than a good grade on one random assignment.

I want to take a second to think about the difference between the most successful students and the failures. The most successful students do more homework than they need to. They’re investing time and money into a course, and they’re pushing themselves beyond their comfort zone so they can learn the skill they’re paying to learn.

The unsuccessful student, the failure, pays a little bit for the public university course. Public universities in Mexico don’t cost much, but they’re not completely free. So he’s paying money for the course and then he expects to just absorb the information by osmosis while the underpaid Mexican public university teacher lectures about conjugation charts. And then the teacher encourages the students to go talk to people who speak English, which…I don’t need to tell you this, but I just want to highlight it…is the reason he’s taking the class in the first place, and then he doesn’t even do the bare minimum.

That’s the mindset difference between the successful and the failures. It’s not talent and it’s not luck. It’s a mindset. Maybe not all of us were born with that mindset, but once we’ve been exposed to it, if we don’t learn something we set out to learn, it’s our own fault.

About 10 years ago I got really into languages. I picked up books and programs on Russian, French, Nepali for some reason, Thai, and Japanese.

If I had stuck with it, I could have learned any one of those languages, and maybe all of them. But I didn’t.

The only language I mastered was Spanish. I was very successful at that, but my failure to apply the same mindset to learning Russian and Japanese and Thai still stings from time to time.

Don’t let Spanish be something that stings in 10 years.

Now let’s go even deeper into the mindset difference. Barriers versus opportunities for growth.

Let’s explore the thought process of the unsuccessful student. Because I’ve been there. I know what he’s thinking. So first I have to talk to someone I don’t even know, and I have to speak a language I don’t really understand. I’ll probably say the wrong thing and look like an idiot. And then he’ll say something that I don’t understand and I’ll look like an idiot again. Plus, I don’t really know how the voice memo app works on my phone, so even if I approached the person, I’d have to mess around with my phone and figure out how to use that thing. Then if I do record it properly, I don’t know how to send it to the teacher. You know what, this assignment is stupid anyway. What am I gonna get out of a 1 minute interview?

Now let’s look at the thought process of the successful student. Well, I don’t know this person, but they’re not even from Mexico, so they’re meeting new people all day long and they probably don’t speak Spanish very well. I’ve played around a little bit with the voice memo app on my phone, and I think I know how it works. I’ll just jump in and see what happens. I want to learn English, and this is how you do it. I’m paying for this class, and the teacher gave me an assignment.

I’ve known the successful student for a few years, and I know she started from exactly the same place as the unsuccessful student. She might have even started lower than the other guy. But she’s been going to English classes every day for two years, she watches movies and TV shows in English, she does all the homework and more, and she has plans of going even further.

Neither of them knew any English two years ago, but one of them will eventually gain fluency, and she’ll have those skills forever. The other guy won’t. And the only difference is their mindset.

So if you came to this course with that mindset already in your head, that’s awesome. As long as you put it into practice, you absolutely will get where you want to go. If you came here without that mindset, now you have it. I’ve given it to you. So now everybody is on the same level.

 

La mentalidad del éxito

Yo vivo en México. Conozco muchos estudiantes que toman clases de inglés en las universidades. Un día estaba ayudando a unos amigos con la tarea. Todos estaban en el mismo nivel de fluidez, más o menos. Pero dos de ellos tenían la mentalidad del éxito. Y el otro no.

Yo ya he ayudado a los exitosos a grabar una entrevista corta con un extranjero, en inglés. Cuando le tocó al tercer estudiante, los dos le decían, “Bueno, te toca. Está bien, habla.” Y el otro decía, “No, no creo que puedo.”

Hubiera sido fácil para mi tomar el teléfono y empezar con la entrevista, pero yo quería ver que sucedía.

Al tercer estudiante le intimidó hacer la entrevista. Al final del día, no lo grabó. Aun si yo hubiera ayudado al chavo, él se quedaría atrapado en su mentalidad de fracaso, la mentalidad de “es muy difícil, me intimida hablar en inglés, no estoy listo.”

Después me entere de que una de los estudiantes exitosos ya había grabado otra entrevista con otra persona. Ahora ella tenía dos entrevistas, y podía elegir de entre las dos la que más le gustaba. Y, bueno, iba a recibir una mejor calificación que el otro. Pero la calificación en un examen es lo de menos. La parte importante es la mentalidad de éxito que tenía esa estudiante.

Quiero usar un momento para hablar de las diferencias entre los estudiantes más exitosos y los perdedores. Los estudiantes exitosos o destacados hacen más tarea de lo necesario. Invierten tiempo y dinero en un curso, y salen de su zona de confort para aprender una habilidad y para mejorar su vida.

Los estudiantes comunes, los perdedores, pagan un poco para asistir a unas clases en una escuela pública. En México las escuelas públicas no cuestan mucho, pero no son totalmente gratis. Entonces, el estudiante común paga el curso y él espera absorber la información vía osmosis mientras el profesor habla sobre las conjugaciones de verbos.

El profesor les da una tarea a los estudiantes, una entrevista con un extranjero para que tengan que…hablar con un extranjero. Por eso están tomando clases, ¿no? Y el estudiante común a veces ni siquiera hace lo mínimo.

Ahí tenemos la diferencia entre el éxito y el fracaso. No es talento, no es suerte. Es una mentalidad. No todos nacimos con esa mentalidad. Yo no nací con la mentalidad. Pero una vez que alguien nos da esa mentalidad, la decisión entre el éxito y el fracaso recae totalmente en nosotros.

Hace más o menos 10 años que me enamoré de los idiomas. Compré libros y programas de ruso, francés, japonés, nepalí, y tailandés.

Si yo hubiera hecho el esfuerzo de seguir estudiando, hoy podría hablar cualquier de esos idiomas, o tal vez todos. Pero me rendí.

El único idioma que he dominado, más o menos, es el español. Es por mi propio esfuerzo que lo he logrado, pero al mismo tiempo, por mi falta de esfuerzo no logré dominar otros idiomas.

Otro factor aquí, otra diferencia mental entre el éxito y el fracaso es el de transformar las barreras, los obstáculos, en oportunidades de crecimiento.

Quiero hablar más sobre la mentalidad del estudiante común, porque yo he estado en su lugar. Yo entiendo perfectamente su pensamiento.

“Bueno, primero tengo que hablar con alguien que no conozco, tengo que hablar en un idioma que no entiendo muy bien. Probablemente diré algo tonto y todos verán que soy un idiota disfrazado. Y él dirá algo que no entiendo y mi estupidez se concretizará frente a todos. Además, no sé usar la aplicación de mensajes de voz en mi cel. Tendría que experimentar con la aplicación para saber cómo funciona, y eso será de 5 a 10 minutos perdidos. Y si logro grabar la conversación, no sé cómo mandarlo al profesor. ¿Sabes que? Esta tarea no tiene sentido. No voy a aprender nada.”

Ahora, la mentalidad del estudiante que logrará dominar inglés, o cualquier idioma:

“Bueno, no conozco a esa persona, pero él no es de aquí. Así que él probablemente pasa todo el día conociendo a gente desconocida, y probablemente no habla mi idioma perfectamente. No sé cómo funciona la aplicación de voz en mi cel, pero no importa. Voy a intentar, y si no logro grabar la conversación, no hay bronca. Intentaré otra vez. Quiero aprender inglés, y pues este es el método. Estoy pagando para tomar el curso, y el profesor nos dio esta tarea.”

He conocido a la estudiante exitosa por unos años, y yo sé que ella empezó en el mismo lugar que el estudiante común. A lo mejor ella empezó con menos ingles que él. Pero ella va a las clases cada día, y ha ido diario por dos años y medio. Ella ve la tele en inglés, películas. Hace toda la tarea y aun más, y tiene planes de avanzar más allá todavía.

Ninguno de ellos hablaba inglés hace dos años, pero una de ellos logrará fluidez algún día, y tendrá esas habilidades para siempre. Y el otro….no sé. Y la única diferencia es la mentalidad.

Si tú viniste a este curso con la mentalidad del éxito ya instalada en tu cerebro, que bueno. Si viniste aquí sin esa mentalidad, pues ahora la tienes. Te la he dado. Así que todos estamos en el mismo nivel.